¿Qué son los mensajes subliminales en publicidad?

Cada día, las entidades y empresas envían más de 20.000 mensajes a través de TokApp. ¿Te has parado a pensar si algunos de los que recibimos tienen un mensaje subliminal? ¿Realmente nos daríamos cuenta? Investiguemos a fondo qué son y cómo funcionan. 

Si has visto la última edición del programa de televisión ‘Got Talent España’, seguro que recordarás a Shado, el polémico mago que se ganó su puesto en el talent show gracias a sus extraordinarias habilidades como carterista. Para su tercera aparición, Shado decidió cambiar el pickpocket por un truco de mentalismo que dejó estupefactos a los espectadores. En su actuación, tras explicar en qué consistiría, pidió al plató hacer un juramento para demostrar a la audiencia que nada de lo que sucedería estaba preparado e indicó al jurado que se colocaran la mano en el corazón mientras levantaban la otra para dar su palabra. Lo que ellos no sabían, es que ese fue precisamente el instante en el que Shado introducía en nuestras mentes la idea de la carta que posteriormente “adivinaría”: el cinco de corazones.

Fuente: Telecinco.es

Fuente: Telecinco.es

La treta fue catalogada por gran parte de la audiencia como una artimaña propia de la comunicación de mensajes subliminales. Sin embargo, y aunque efectivamente hay cierta relación con la publicidad subliminal, ésta última técnica opera de modo diferente.

 

¿Cómo funciona la publicidad subliminal?

En la publicidad subliminal el mensaje es enviado por debajo del umbral de percepción de la consciencia. Cuando se trata de vídeos, los humanos no somos capaces de percibir de manera consciente cada una de las imágenes cuando éstas se reproducen a una cadencia superior a 14 imágenes por segundo. De hecho, son tantísimos los estímulos sensoriales a los que estamos sometidos continuamente, que nuestro cerebro tiene que ignorar la mayoría, o de lo contrario nos volveríamos locos.

Curiosidad:

Se ha calculado que para que una persona pudiera procesar toda la información que recibimos solo a través de la vista, su cerebro tendría que ser de nada menos que un año luz cúbico.

No obstante, contrariamente a lo que se suele pensar, según los estudios realizados al respecto, la publicidad subliminal no es capaz de generar una necesidad, sino que el receptor ya presenta esa necesidad previamente. La técnica subliminal únicamente influye en él a la hora de tomar la decisión de cómo satisfacerla.

Fuente: actualidad.rt.com

 

¿Cuál fue el origen?

El concepto fue descrito por primera vez en 1957, cuando el investigador de mercados James Vicary introdujo en el metraje de una película de forma intermitente frases cortas como “Come palomitas” y “Bebe Coca-Cola” haciendo que aumentaran las ventas de estos productos.

Fuente: Olas Marketing

 

La práctica comenzó a extenderse, revolucionando el sector, teniendo que ser ilegalizada en distintos países y finalmente, prohibida por la ONU, que declaró que los mensajes subliminales suponían una gran amenaza a los derechos humanos.

Pese a todo, no son pocos los científicos que opinan que la publicidad subliminal no es más que un mito, y es que la ambigüedad de muchos de los métodos dificultan enormemente su comprobación.

¿Qué tipos hay?

Pese a que en sus comienzos los mensajes eran imágenes o palabras explícitas, conforme fue evolucionando la publicidad subliminal sus manifestaciones eran cada vez más sutiles.

Seguro que alguna vez has jugado a tumbarte en el césped mirando el cielo para encontrar animales en la forma de las nubes. O cuando ves el frontal de un coche tienes la impresión de estar ante una cara (los faros como los ojos, la parrilla como a boca y el parabrisas como las cejas). Puede que hasta hayas oído una canción rebobinándose y te haya parecido escuchar como una voz extraña diciendo algo siniestro. Si es así, has tenido una pareidolia.

La pareidolia es un fenómeno psicológico, muy explotado actualmente por los especialistas en subliminalismo, donde un estímulo vago y aleatorio es percibido como algo reconocible. Casi todas las pareidolias dadas en anuncios publicitarios pretenden insinuar siluetas relacionadas con el sexo. Un ejemplo de ello sería este cartel de Burger King.

Aunque no todo son pareidolias. Hay algunas excepciones en la que el mensaje es absolutamente explícito. Una de las primeras y más populares es la de la película infantil “Los Rescatadores”, también conocida como “Bernardo y Bianca”, de Walt Disney. Poniéndola a cámara lenta, es posible ver la imagen de una mujer completamente desnuda en la ventana de un edificio, lo que forzó a los estudios a retirar más de 3.500.000 cintas del mercado.

 

 


¿Qué piensan los publicistas?

Afortunadamente, la planificación de medios lo que persigue es lograr el mayor recuerdo posible, y eso implica una percepción consciente (o al menos, eso dicen).


Si después de haber leído esto empiezas a ver el logo de TokApp hasta en la sopa, no te preocupes, estarás experimentando algún delirio paranoide. Nuestra aplicación prefiere los mensajes claros y seguros.

O, al menos, eso decimos…